Cañón

Cañón podría encuadrarse, junto a Boya y Taburete, dentro de esa serie de assemblages en los que Reyes parece reencontrarse con lo figurativo. Sin embargo en Cañón y a diferencia de las citadas obras, el concepto de creatividad deviene en eje central de la pieza. Aquí Reyes juega incesante con objetos, a priori inconexos entre sí, en busca de lo reconocible en un viraje contrario al proceso de abstracción. En esta relación pactada con lo figurativo, el artista da rienda suelta así a una de sus pulsiones más sintomáticas; la entrega total a la creación*.

El resultado final es un cañón realizado mediante elementos fútiles, despojado de toda funcionalidad, que ve como su simbología inmanente es transfigurada y banalizada ante el empuje del propio proceso creativo.

 

* Véase el texto de Juan Francisco Rueda para el catálogo de la exposición Zumbido

Datos Técnicos

Objetos diversos, acrílico, lápiz y spray

145 x 145 x 21 cm

2015