Columpio

Poco o nada hay en Columpio, más allá de su título, que lo emparente con la celebérrima obra de Fragonard. Columpio se mueve por derroteros más conceptuales, entroncando así con una parte de los grandes metarrelatos artísticos del siglo XX. Columpio se aproxima insinuante tanto a los ready-mades* duchampianos como al universo mecánico de Tinguely.

En Columpio, la pala, en tanto que elemento sugerente, simbólico y de marcada ambivalencia, es sometida por Reyes a un proceso de banalización, transformándose, en última instancia y con la incursión de movimiento, en una suerte de artefacto recreativo.

Sin embargo, más allá de esta transfiguración formal, aquello que verdaderamente subyace en la obra es la exploración sistemática del movimiento como medio creativo y, sobre todo, la capacidad altamente evocadora de éste**.

 

* Precisamente el primer ready-made de Duchamp, de 1915, era una pala de nieve suspendida del techo de su taller. Llevaba por título En previsión de un brazo partido.
** No es ningún secreto que la idea de movimiento ha sido desde finales del XIX y principios de siglo XX uno de los grandes tótems del proceso creativo. Esto es apreciable en las fotografías de Muybridge, los futuristas italianos, los móviles de Calder, las esculturas de Naum Gabo o en las de Jean Tinguely. Sirva una sugerente cita de este último para ilustrar esta idea: “La vida es movimiento. Todo se transforma, todo se modifica sin cesar. Intentar detener tal modificación o intentar frenar la vida en pleno vuelo y capturarla de nuevo en la forma de obra de arte, una estructura o una pintura, para mí es igual a burlarse de la intensidad de la vida” Véase en: VVAA. Arte del siglo XX. II volúmenes. Colonia, Taschen, 2005. Pág. 508.

Datos Técnicos

Palas, presillas, elásticos y spray

680 x 92 x 36 cm

2012