Desconexión

Desconexión juega con el desconcierto que provocan los límites difusos que hoy existen entre la esfera de lo íntimo y lo público. Es precisamente en la incapacidad para diferenciar ambas esferas donde reside uno de los mayores males endémicos de nuestra sociedad, a saber: la soledad convertida en fenómeno de masas.

En Desconexión, Reyes representa al individuo moderno resultante. Ese individuo que, como apunta Hannah Arendt, ha sido desposeído de la capacidad de ver y oír a los demás, de ser visto y oído por ellos. En definitiva, un individuo encerrado en la subjetividad de su propia experiencia singular*.

 

* Véase en: Arendt, H. La condición humana. Madrid, Paidós, 2010. Pág. 67.

Datos técnicos

Video-performance

Duración 2´33″

2015