Todopoderoso

La serie Todopoderoso retoma uno de los temas más universales y recurrentes del arte: el desnudo. Sin embargo, Reyes lo hace desde una perspectiva claramente alejada de los cánones tradicionales. De este modo, Todopoderoso se aparta de toda idealización del desnudo, es más, el cuerpo humano no es utilizado aquí como vehículo para alcanzar la belleza sino que, al igual que ya hicieran artistas como Schiele, es tomado como excusa para desnudar aquello que se esconde bajo nuestra piel.

En la serie, Reyes detiene y congela ese momento, casi insondable, donde la súbita aparición de un sentimiento irresistible e irreductible se apodera de nosotros. En definitiva, Todopoderoso es el demoledor retrato de la pasión, ese reducto de lo no sometido a control, esa marca del desorden, del exceso, donde individuos y sociedades se anegan y se pierden*.

 

* Véase el prólogo escrito por Lourdes Ortiz en: Trías, E. Tratado de la pasión. Debolsillo, Barcelona, 2006. Pág. 9

Datos técnicos

Collage, acrílico, spray, lápiz y pastel

221 x 312 cm

2015